Mundos Ocultos

Mundos Ocultos es el registro fotográfico de un espejo de agua hallado en un charco de una calle al sur de la ciudad en los que se ven los reflejos de las casas, el cableado eléctrico, el cielo y algunas personas. Estos espejos de agua creados de forma accidental, originados debido a la lluvia y al mal estado de las vías generan una imagen que al ser invertida o girada 180° remplazan al paisaje original al ser casi idéntica a la imagen que refleja, excepto por la ondulación de las aguas. De no ser por esta ondulación en el agua el reflejo de la imagen de la calle podría suplir por completo a su original. La exactitud de este espejo de agua y su belleza pasan generalmente desapercibidos por todos los que transitamos la calle, al ver en el charco solo un error de la administración local y un inconveniente que irrumpe en la cotidianidad. Sin embargo, al girar la imagen se hace manifiesto la existencia de un mundo paralelo y oculto que existe e interactúa con el mundo y con la realidad que vemos a diario.

 

En otras obras de esta misma serie duplico la imagen en varias direcciones con el fin de aumentar el efecto de la reflexión sobre el agua. La repetición y reflexión digital de la imagen crean una nueva imagen totalmente distinta de la fotografía original, en la que aparece en una pequeña proporción el referente real que en este caso serian las casas, creando con la imagen una textura que hace referencia a los teselados y a las imágenes de fractales que se encuentran en la naturaleza.

 

El proyecto surge como una investigación en torno a la multiplicación y fraccionamiento de las imágenes que aparecen frecuentemente en los teselados, que son una regularidad de figuras que se repiten cubriendo una superficie bidimensional y que se puede extender indefinidamente.

 

El propósito es unir y mezclar este tipo de diseño más cercano a la ornamentación con imágenes de la cotidianidad que bien pueden ser calles, objetos o paisajes deteriorados o siniestrados y dar cuenta de cómo la repetición de una imagen, que en este caso es la imagen de una calle averiada, transforma la percepción inicial de esa imagen y le da un orden, que la imagen ni la situación registrada poseen originalmente.